La Fibromialgia es una enfermedad Neurogénica


En los actuales tiempos, todavía se desconoce que ocasiona la fibromialgia, que parte del organismo es la que deja de funcionar bien y, por ello, hace que se produzca esta dolorosa enfermedad.

Hace algún tiempo, se creía que esta enfermedad ocasionada sus síntomas debido a un trastorno psicogénico. Sin embargo, le investigaciones han determinado últimamente que la fibromialgia ocasiona que los neurotransmisores funcionan mal, lo que ocasiona una afección neuropática y un desequilibrio neuroquímico.

Por lo tanto, se está considerando que la fibromialgia es una enfermedad neurogénica. Ciertamente, todavía esto no explica que origina esta enfermedad, pero pareciera que con este avance ya falta poco para descubrir este gran misterio

El Dolor Neuropático y la Fibromialgia


En el año 1994, se definía al dolor neuropático como "iniciado o causado por una lesión primaria o disfunción del sistema nervioso". Sin embargo, ya para el 2008, esta definición fue modificada y se indica que el dolor neuropático es una "enfermedad del sistema nervioso somatosensorial”.

En cualquiera de estas definiciones, la fibromialgia encaja por completo en las mismas. Esto se debe a que esta afección, si bien no tiene lesiones que se puedan verificar en alguna parte del cuerpo, la FM tiene la función neurológica alterada del organismo en la médula espinal y el cerebro. Por ello, se puede considerar que esta tiene una disfunción del proceso inhibitorio central del control del dolor y es por ello que el paciente tiene casi un sinfín de síntomas.

Relación entre la fibromialgia y sensibilización central


Está claro que la fibromialgia tiene mecanismos y vías asociadas con la sensibilización central. Ciertamente, esta enfermedad sigue vías similares a las de otros síndromes de dolor neuropático, como el síndrome del intestino irritable, la cistitis intersticial y el síndrome de dolor regional complejo.

Además, absolutamente todos los nervios de los pacientes con fibromialgia son más sensibles de lo que deberían ser, especialmente los que se encuentran en el cerebro y la médula espinal.

Por otro lado, muchos pacientes tienen dificultades con la concentración, e incluso manifiestan hipersensibilidad a la luz, los olores o los sonidos. Asimismo, algunos tienen síndromes de dolor neuropático adicionales o luchan contra la disfunción autonómica, como los síntomas vasovagales.

Densidad de las fibras nerviosas en los pacientes con Fibromialgia


Asimismo, en 2014, estudios descubrieron que en la piel de los pacientes con fibromialgia que tenían una menor densidad de fibras nerviosas epidérmicas, en comparación con aquellas personas que no padecen de esta enfermedad.

De hecho, es probable que la neuropatía de fibra pequeña sea otro factor que contribuye al dolor de la fibromialgia. Además, es posible que aún haya más evidencia de que la condición tiene raíces neurogénicas.

Por lo tanto, los medicamentos que se usan hoy en día para tratar la fibromialgia, como los antidepresivos y los antiepilépticos, ya están enfocados en objetivos neurológicos.

Sin embargo, considerar la fibromialgia como un trastorno de sensibilización central, hace posible desarrollar más opciones de tratamiento para esta enfermedad.