¿Dolores de gripe o de Fibromialgia?


Tanto la fibromialgia como la gripe tienen dos síntomas muy parecidos que son los dolores músculo esqueléticos como la fatiga. Y cuando viene la temporada de frío, las personas con fibromialgia pueden padecer de gripes y no saber si dolores son de una afección u otra.

Además, aproximadamente la mitad de los pacientes con fibromialgia sienten indicios parecidos a la gripe, que precede al desarrollo de sus síntomas. Entonces, ¿cómo saber si los dolores son de gripe o de fibromialgia?, aquí te diremos algunos tips para diferenciar una afección de la otra.

La Fibromialgia no ocasiona tos ni congestión


Un claro síntoma de la gripe es que se tapa la nariz, empiezas a toser e incluso te arde la garganta, en fin presentas mucha congestión a nivel de tu boca o nariz.

La fibromialgia no tiene ningún tipo de síntoma como este o que se le parezca. Por lo tanto, si padeces de tos, dolor de garganta o secreción nasal, claramente estos son síntomas de gripe.

La fibromialgia no causa fiebre


Cuando padeces de fiebre, se debe a que tu cuerpo está lidiando con algún tipo de infección. Ciertamente, cuando padeces de gripe, tu cuerpo empieza a luchar con ese virus que ingresó para poder eliminarlo.

En el caso de la fibromialgia, se desconoce que lo origina, sin embargo, no han evidenciado lo investigadores algún tipo de agente externo que la cause. Por lo tanto, cuando tienes fiebre se debe a la gripe y no por la FM.

¿Cómo evitar la gripe cuando se padece de fibromialgia?


Lo mejor es evitar la gripe que tratarla, pero a muchas personas con fibromialgia les preocupa que una vacuna contra la gripe provoque un brote de síntomas de fibromialgia. Sin embargo, investigaciones han revelado que no existe un vínculo conocido entre las vacunas y la fibromialgia.

Por el caso contrario, hay otros estudios que han sugerido que la fibromialgia podría estar relacionada con las vacunas para la rubéola o la enfermedad de Lyme. Pero, no hay la información necesaria para concluir tales afirmaciones.

Si todavía estas preocupado por las posibles reacciones a la vacuna contra la gripe, no debes preocuparte. Si llegas a tener alguna reacción, estás serán leve y no tan fuertes como cuando padeces de una gripe, además durará mucho menos que cuando padeces todo el cuadro gripal.

Asimismo, la prevención siempre será la mejor aliada. Por lo tanto, si padeces o no padeces de fibromialgia, es mejor colocarte la vacuna anual y especialmente si:
  • Estás embarazada
  • Tienes más de 50 años de edad
  • Padeces otros problemas de salud crónicos, como diabetes o inmunidad comprometida.
  • Si estás a cargo de niños pequeños o adultos mayores