¿El ejercicio ayuda o empeora a la fibromialgia?


Ciertamente, la fibromialgia ocasiona mucho dolor y fatiga a quien la padece. Por lo tanto, lo que menos quiere hacer el paciente es hacer cualquier tipo de actividad o ejercicio.

Además, se tiene un gran temor de que se haga cualquier actividad y esto ocasione que se empeore la FM. Sin embargo, el hacer ejercicios es muy importante para quienes padecen esta enfermedad.

De hecho, muchas investigaciones han demostrado que aquellas personas que padecen fibromialgia y practican algún tipo de ejercicio, hace que se reduzcan los dolores, mejoren las funciones corporales y así se tengan una mejor calidad de vida.

¿Seguro el ejercicio no me hará daño?


No te preocupes, es normal tu temor. Ciertamente, con tantas limitaciones por el dolor, lo que menos quieres hacer es cualquier actividad empeore tu condición y eso es comprensible.

Claro está, no vas a empezar a hacer ejercicio de gran impacto. Ni se te ocurra intentar correr una maratón.

Tienes que ir poco a poco, con actividades de poca intensidad y que vayas llevando a tu ritmo. De esta manera, evitarás que se empeoren tus síntomas propios de la fibromialgia.

Te puede interesar: Ejercicios para la Fibromialgia

Es importante que hagas los ejercicios gradualmente, para así no esforzar mucho a tu cuerpo. Por ejemplo, empieza caminando por poco tiempo y ve aumentando este tiempo de caminata a medida que pasan los días y así vas habituando a tu cuerpo a que se adapte a este simple ejercicio.

Si de casualidad se aumenta el dolor, entonces disminuye la cantidad de tiempo o de intensidad del ejercicio. Todo es habituar al cuerpo a esta nueva rutina.

¿Cuáles ejercicios puedo hacer?


Como te dijimos anteriormente todo es hacer un ejercicio actividad de manera paulatina y así adecuar a tu cuerpo a este nuevo desafío, el cual tendrá óptimos beneficios para tu organismo.

Entre los ejercicios que puedes hacer están:

- Caminar

- Nadar

- Ejercicios aeróbicos en el agua

- Ir en bicicleta

- Yoga

- Taichí

- Bailar

Todos estos ejercicios tienen un bajo impacto y pueden ayudarte a tener una buena actividad física sin lastimarte u ocasionarte más dolor. Lo ideal es hacer ejercicios tres veces a la semana, con sesiones de 30 minutos cada día.

Asimismo, también puedes solicitar la ayuda de un fisioterapeuta el cual tenga conocimiento sobre la fibromialgia. De esta manera, te indicará una rutina de ejercicios que se adapte a ti y a tus necesidades, sin lastimarte.

Te puede interesar: La Fisioterapia en la Fibromialgia

Por otro lado, también pueden ayudarte aquellos ejercicios que fortalezcan tu musculatura. Ciertamente, un entrenamiento de resistencia con pesas, bandas elásticas y el uso de máquinas puede ser muy beneficioso para tu organismo. Así, fortaleces tus músculos, reduces el dolor y mejora tu calidad de vida.