La Fibriomialgia y el Matrimonio


La fibromialgia es una enfermedad que genera muchos cambios en la vida del paciente, desde las rutinas diarias en el hogar hasta en el sitio de trabajo. De hecho, estos cambios afectan la vida en sí de los pacientes, así como en el círculo personal de los mismos.

Así, desde el primer momento en que los pacientes son diagnosticados con fibromialgia, inicia este proceso de cambios, los cuales disminuyen la calidad de vida del paciente.

En ese sentido, como todos sabemos la vida en pareja no es sencilla, dado que la misma representa un proceso de adaptación de los hábitos de cada una de las personas.

Ello así, siendo la convivencia un proceso de gran dificultad para muchas parejas, no debe tomarse a ligera cuando uno de sus integrantes presenta condiciones especiales. En especial, cuando una de estas “condiciones especiales” es una enfermedad como la fibromialgia, la cual presenta un desgaste físico y emocional para el paciente.

Efectos que ocasiona la fibromialgia en la relación


Se tienen básicamente dos perspectivas, desde la persona que padece la fibromialgia y la persona que no tiene esta enfermedad. Cada una tiene sus dificultades tanto en el plano físico, emocional y psicológico.


Cada uno lleva tiene algo que quiere sobrellevar de la mejor manera, uno que quiere ayudar a la persona que tiene esta enfermedad y la otra que no quiere ser una carga para su pareja.

Perspectiva desde el paciente


La enfermedad representa para el paciente un reto en sí, dado que tiene que superar el deterioro físico y emocional que conlleva la misma. Sin embargo, dicha enfermedad genera un gran impacto en las relaciones de parejas, dado que los pacientes, por lo general, presentan fuertes cuadros de depresión.

Ciertamente, existe un vínculo incuestionable entre los pacientes que padecen de fibromialgia con cuadros depresivos. Ello así, tenemos por una parte, el efecto innegable que puede ocasionar un cuadro depresivo en una relación conyugal.

Sin resaltar los efectos físicos que acompaña esta enfermedad, los cuales por si solos pueden deteriorar rápidamente la relación.

Perspectiva desde la pareja que no tiene la enfermedad


Si bien, esta enfermedad afecta significativamente la vida del paciente, no debemos olvidar el efecto en su círculo familiar. Asimismo, tenemos que la pareja puede ir desarrollando un rechazo emocional, así como un cansancio mental.

Este rechazo suele generar la propia situación que ocasiona la enfermedad. Sin embargo, puede tener su origen por el hecho que el paciente no ha podido asumir estos procesos de cambios.

De igual forma, no debe tomarse a la ligera la frustración que puede sufrir la pareja para ver el cuadro degenerativo del paciente como consecuencia de esta enfermedad.

¿Cómo disminuir los efectos en el matrimonio?


A pesar que esta enfermedad puede ser devastadora para una relación de pareja, el paciente no debe rendirse. De hecho, unos de los factores que permite sobrellevar los efectos de esta enfermedad es el apoyo familiar, en especial el apoyo de la pareja.

Te puede interesar: La Fibromialgia y la sexualidad

Así, consideramos que la pareja a los fines de afrontar esta difícil situación debe mantener una comunicación muy estrecha. Ciertamente, la comunicación es de suma importancia, y no solo nos referimos a la comunicación común a cualquier relación, sino a una comunicación en relación a esta enfermedad, tales como los síntomas y efectos que provoca en el paciente.

De hecho, uno de los principales problemas que puede afronta esta situación es el hecho que la pareja no entiende el sufrimiento que parecen.

Ello así, se debe tomar el tiempo necesario a los fines que entienda los efectos de esta enfermedad, lo cual permitirá comprende la situación. Aunque nunca debe descartarse el apoyo de los profesionales a los fines de supera las situaciones que puedan presentarse.

Yulia Veniz
En todo matrimonio debe haber una colaboración entre las partes, no solo dejar de hacer las cosas o recargar de obligaciones a una sola parte.

Por ejemplo, en el caso de que uno sufra de fibromialgia, es necesario que quien no la padezca ayude a su pareja a animarla, ayudarla en la actividades que no pueda hacer o se le dificultan, ayudarla a tener una buena dieta o rutina de ejercicios, en fin procurar el bien para este o esta.

En la parte de la persona que padezca de fibromialgia, si bien está pasando por mucho dolor, angustia, estrés y depresión, debe reconocer los esfuerzos que está haciendo su pareja para que se sienta mejor y también poner de su parte para avanzar y sentirse mejor. No "echarse a morir", debe darse cuenta que la otra persona está angustiada que al ser que tanto quiere tiene una enfermedad con la no puede desaparecer o hacer algo más allá.