Fibromialgia y las emociones negativas

La ira y la tristeza

Son emociones negativas que no traen nada positivo a nuestras vidas. Además, si eso lo ocasiona nuestra vida cotidiana, inmersa en el estrés de los sucesos que nos ocurren cada día, pues puede ser algo realmente frustrante. Si, además, estas emociones negativas se manifiestan en una persona con fibromialgia, hace que los dolores de esta aumenten.

Además, este hecho ha sido demostrado en varios estudios realizados a personas con FM y que están bajo mucho estrés y se le presentan estas emociones negativas. Ciertamente, investigaciones han observado que muchos pacientes con fibromialgia experimentaron emociones negativas como la ira y la tristeza debido a su condición.

Además, estos pacientes manifestaban que el estrés que experimentaban diariamente aumentaba el dolor. A pesar que innumerables estudios han demostrado que las emociones negativas y el dolor se asocian mutuamente, lo que hace que se refleje el dolor a causa de sentimientos negativos, todavía no hay ningún estudio que haya examinado y demostrado que las emociones negativas son las causantes de amplificar el dolor.

 Otros estudios han evidenciado que los pacientes con fibromialgia responden con más dolor que las personas sanas a una variedad de factores estresantes físicos. Sin embargo, los factores estresantes psicológicos y especialmente emocionales tienen como tal muy pocos estudios que se relacionen con la FM. Además, parece ser que los pacientes con fibromialgia son hipersensibles a los factores estresantes emocionales cuando son comparados con otras personas sin esta enfermedad.

Asimismo, la ira puede ser el detonante incluso del dolor crónico. Así lo han visto aquellos estudios sobre la ira y el control de la ira. Especialmente, las mujeres con fibromialgia son las que experimentan emociones negativas con mayor frecuencia y con una intensidad mayor.

Y no solo eso, sino que también trataron y manejan sus emociones de maneras menos saludables. De hecho, las mujeres con FM han tenido más dificultades para identificar y describir sus emociones y, especialmente, reprimen más sus emociones, por lo que su organismo funciona peor y se intensifica aún más el dolor.

 Asimismo, existe un estudio en el cual se pusieron las misma cantidad de mujeres, las cuales recordaron por primera vez una situación neutral y luego recordaron una situación en la cual se le generaba un sentimiento de ira y luego otra de tristeza, sin un orden en específico. Posteriormente, los investigadores estudiaron como se reflejaba sus respuestas al dolor, enfocado más que nada a su nivel de tolerancia.

De esta manera, se descubrió que las emociones negativas experimentadas en la vida diaria pueden aumentar el dolor por encima de los niveles de dolor ya elevados en las mujeres con fibromialgia. Es por ello, que las emociones negativas pueden llegar a ocasionar un dolor mayor.

Que ciertamente las mujeres con FM son más sensibles y es por ello que deben evitar cualquier tipo de situación que haga que se manifiesten estas emociones negativas.