Fibromialgia y la Sexualidad


La fibromialgia se caracteriza por ser una enfermedad que ocasiona múltiples dolores a nivel músculo esquelético. Asimismo, ocasiona una gran fatiga y grandes trastornos en el estado de ánimo de la persona.
Asimismo, también se presentan trastornos en el sueño, problemas para concentrarse, ocasionando depresión en el paciente.
Debido a todos estos síntomas, se ven afectadas las distintas áreas de la vida del paciente con fibromialgia. Entre estas áreas afectadas, se encuentra el ámbito de la sexualidad.
Ciertamente, muchos factores pueden afectar o no la sexualidad de un individuo. Si normalmente una persona que ha tenido un mal día se le suprime un poco su deseo sexual, se podrá imaginar una persona que constantemente sufre de dolor, de fatiga, de depresión, de ansiedad y hasta de miedo de no saber cuando todos estos síntomas y malestares no tendrán fin.
Especialmente, afecta a las mujeres ya que en la mayoría de los casos son estas las que padecen de FM.
En los hombres no afecta tanto, debido a que cuando éste tiene relaciones sexuales, simplemente allí descargan o liberan su tensión o su estrés. Sin embargo, en el caso de las mujeres, necesitan tener un buen estado anímico para así tener y disfrutar del coito.
Ciertamente, existen muchísimos factores que pudieran explicar esta problemática. Sin embargo, la propia sexualidad humana misma y más concretamente de la sexualidad femenina, puede ser muy vulnerable a las emociones negativas.
Existen muchas teorías de índole más biológica que tratan de explicar este hecho, muchos se inclinan a la “inversión” que supone para la mujer una relación sexual, es decir la posibilidad de quedar embarazada cuando realmente no lo desea. Indudablemente, sea cual sea la explicación para explicar este hecho, la sexualidad femenina siempre será la más vulnerable a los problemas físicos y anímicos
Las disfunciones sexuales que se pueden presentar en las mujeres con fibromialgia, bien sea en el deseo, en la satisfacción, en la excitación y el orgasmos, pueden ser afectados por las siguientes causas:
·         Dolor.
·         Cansancio y agotamiento.
·         Irritabilidad
·         Depresión
·         Miedo al dolor
·         Irritabilidad
·         No poder concentrarse en el momento.
·         Efectos secundario de alguno de los medicamentos.
·         Y, muy especialmente, cuando su pareja no comprende el problema por el cual está atravesando.
Todos estos acontecimientos, son problemas que se pueden presentar en cualquier momento durante el encuentro sexual. De esta manera, si continúan, esto se va acumulando y retroalimentando ocasionando un problema mayor. Incluso, puede ocasionar otro tipo de conflictos y de distanciamiento entre los individuos que componen la pareja.
Al ir bajando el libido de la mujer puede pasar que esta mantenga la relación solo para complacer a su pareja o, por el contrario, hace que evite por completo cualquier tipo de acercamiento sexual.
Es por ello, que es fundamental tener una buena comunicación con la pareja, tratar de entender por lo que está pasando y apoyarla cuando más lo necesite. De no haber comprensión, los problemas pueden ser peor e incluso crear algún tipo de trauma en la mujer que padece de esta terrible enfermedad.

Rodrigo Lion
Con respecto a la sexualidad, eso es un trabajo en conjunto. No solo es buscar la satisfacción propia y especialmente si tu pareja padece de alguna enfermedad o anomalía y especialmente si es la fibromialgia.

Lo más importante de toda relación es la comunicación, ya los tabú de la sociedad se están yendo, así que comunicate con tu pareja y preguntale como se siente, que le gusta algun tipo de actividad, caricia o cualquier otra cosa, si le molesta algo y si se siente cómod@.

La comunicación es tan maravillosa que hará cualquier encuentro espectacular, a pesar de que alguno de los dos tenga algun malestar o enfermedad.