Fibromialgia, sexualidad y la pareja

Apartando de las molestias, el dolor, el estrés agobiante y el cansancio que presentan lo pacientes con fibromialgia, otro problema que plantean son inconvenientes al momento de tener relaciones sexuales con su pareja.
Esencialmente, estos problemas a nivel sexual, radican debido a que tienen una disminución en su libido o sufren de disfunciones sexuales. Asimismo, aporta en estos problemas el propia malestar de la FM, cuando el tratamiento no funciona correctamente y, especialmente, cuando su pareja no entiende por todo lo que está pasando.

Estos problemas a nivel sexual con su pareja se manifiestan cuando la relaciones sexuales en sí mismas no son satisfactorias. Si bien la sexualidad no es la causa principal por la cual una pareja se mantiene junta, esto puede afectar negativamente en la relación de pareja.

Desgraciadamente, el que una pareja no tenga una buena comprensión a nivel sexual, puede provocar mucha frustración. Además, que con ello puede afectar tan gravemente al paciente de FM que puede perturbar en otras áreas de su vida.

No solo se le puede causar una gran frustración sexual, sino también ocasionarle una gran tristeza y desilusión. De hecho, puede que con esto se desencadene grandes problemas e incomodidades a la pareja.

La pareja no sólo pierde su intimidad, sino esa comunicación no verbal, como las caricias, los besos, los abrazos, en fin todos esos gestos que hacen que una pareja se vea y se sienta bien. Asimismo, esto puede ocasionar que poco a poco la pareja se vaya distanciando hasta que su relación pueda terminar, debido a que no existe la debida confianza de hablar y manifestar cuales son sus molestias, sentimientos o simplemente que quieren o necesita.

Sin lugar a dudas, el que una persona tenga FM afecta que una persona disfrute de su intimidad con su pareja. De hecho, lo que más sobresale es que se le desarrolle una disfunción orgásmica y una gran inapetencia sexual, debido a alguna de las siguientes causas:
-         Problemas médicos como la propiedad enfermedad de FM, desiquilibrio hormonal, algún efecto secundario de algún medicamento, entre otros.
-         Miedo a sentir placer o a no llegar al orgasmo durante el coito.
-         Cohibirse por lo que le ha enseñado la sociedad como la religión, connotaciones culturales y sociales o simplemente por falta de información.
-         No poderse relajar durante el encuentro sexual.
-         Problemas emocionales como la depresión, estrés o incluso problemas con su pareja.
-         Tener una gran dificultad para poderse concentrar durante el encuentro sexual.
Ante todo lo antes mencionado, hay que dejar algo muy en claro que una persona que tenga fibromialgia, no quiere decir que haya terminado su vida sexual. Por el contrario, el tener una vida sexual activa permite a que el paciente se sienta mejor, tanto anímica como físicamente.
Así que la persona que tenga como pareja a una persona con FM, debe ayudar a brindar todo su apoyo y compresión, a los fines de ayudarla, comprenderla y hacerle saber que es una persona querida. De esta manera, le estará ayudando a sobrellevar mejor con su enfermedad.