Causas de Fibromialgia en los niños

La fibromialgia es una enfermedad crónica muy difícil de diagnosticar. Además, no se sabe cuál es su origen o que hace que esta se active. Esta enfermedad se caracteriza debido a que el paciente padece de graves dolores a nivel músculo esquelético, los cuales no producen o son producidos por alguna inflamación. En resumen, la FM es todo un desafío.

Y puede ser un reto aun mayor cuando quien la padece es un niño... Los niños con fibromialgia se quejan de su malestar, pero muchas veces no se les toma la atención necesaria. A eso se suma que cuando se les ve, no tienen ninguna marca o signo que indique están enfermos. Por si no fuera poco, al realizarle pruebas de laboratorio pueden no mostrar signos de enfermedad.

  Síntomas de fibromialgia en los niños

 Al igual que los adultos, los niños tienen similares dolores cuando padecen de fibromialgia. Principalmente, estos tienen los característicos dolores en los puntos sensibles por los que se caracteriza esta enfermedad. Estos puntos sensibles causan mucho dolor y sensibilidad en un total de 18 lugares, los cuales se consiguen a lo largo del cuerpo.

De hecho, cuando estos on presionados, duelen por encima de lo habitual. En el caso de los niños, al menos tienen sensible 5 puntos de los 18. Asimismo, estos dolores han tenido que estar presentes por al menos tres meses. Además de todo esto, también puede presentar alguno o varios de estos síntomas:

 Fatiga Dolores de cabeza Agotamiento persistente

Cansarse rápidamente de cualquier actividad Trastornos del sueño Dificultad para dormir durante la noche Despertarse por la mañana con cansancio Rigidez matutina Dolor abdominal Entumecimiento en las manos y los pies Sensibilidad al frío o al calor

Causas de fibromialgia en los niños

 Como se expuso anteriormente, no se sabe con certeza que causa la fibromialgia, así sea en un niño. Posiblemente, si en la familia de este haya algún pariente que haya padecido esta enfermedad., es probable que alguien de ese ámbito también la padezca o la vaya a padecer.

 Sin embargo, pueden haber otros desencadenantes que puedan ocasionar esta enfermedad, tales como: Traumas físicos muy impactantes como un accidente automovilístico. Traumas psicológicos muy graves como un secuestro o una violación. Infecciones muy grandes o enfermedades no bien tratadas. Lesiones muy traumáticas.

 Para un niño, la fibromialgia es demasiado debilitante y por ello suelen faltar mucho a la escuela. Además, puede que el niño que luego será un adolescente, este aislado socialmente a causa de esta enfermedad, ocasionando que no tenga amigos y se sienta más triste y aislado debido a su enfermedad.

 Es por ello, que debe prestarle todo el apoyo posible, tanto de especialistas como de sus familiares.

 Nunca subestimar sus síntomas, ni pensar que lo está inventando todo, simplemente ser compresivo por todo el dolor que está pasando.