Fibromialgia y Embarazo

El embarazo representa para la mujer un proceso de cambios, tanto físicos como psicológicos. Por lo general, estos cambios pueden ser de mayor o menor severidad para la madre. Ciertamente, los síntomas del embarazo varían en intensidad dependiendo de los cuidados y hábitos que tengan la madre.

Ahora bien, si la madre presenta algunas complicaciones distintas al embarazo, como una enfermedad preexistente, puede intensificar los síntomas propios del embarazo.

¿Qué sucede si estoy embarazada y padezco de fibromialgia?


Ante esta interrogante, debemos resaltar que la fibromialgia, es una enfermedad que se caracteriza por dolores intensos en todo el cuerpo. Además de los dolores intensos, tenemos que esta enfermedad genera un cansancio extremo en el paciente, acompañado de espasmos y movimientos involuntarios.

Sin contar con los problemas psicológicos que pueden afectar al paciente, tales como ansiedad y depresión. Ello así, debemos precisar que los especialistas han realizado incontables estudios para conocer sobre esta enfermedad.

No obstante lo anterior, no existen conclusiones definitivas que indiquen que estar embarazada con fibromialgia se pueda mejorar o empeorar los síntomas de esta condición. Por el contrario, todo va a depender de cada mujer, en algunos casos empeoran los síntomas, pero en otros disminuyen e incluso llegan a desaparecer.

Te puede interesar: Fibromialgia y Parto Natural

Como se dijo anteriormente, existen algunos estudios que han concluido que aquellas mujeres que sufren de fibromialgia y quedan embarazadas, evidencian un aumento en los síntomas del embarazo.

Así, estos síntomas comunes a todo embarazo, se tornan de una forma más aguda y frecuente, especialmente en las primeras semanas del embarazo.

Por otra parte, tenemos que algunos científicos afirman que las mujeres que sufren de fibromialgia y quedan embarazadas, presentan “mejorías” ante los síntomas de esta enfermedad.

Estos especialistas concluyen que los síntomas de la fibromialgia, suelen disminuir en intensidad en virtud de los cambios hormonales en la madre.

Fundamentan su teoría en la presencia de una hormona conocida como relaxina, esta hormona es producida por la placenta y contribuye en la preparación del útero para el parto. Ciertamente, al final del embarazo esta hormona aumenta hasta diez veces su presencia en la mujer.

Sin embargo, hasta lo momento no se ha comprobado que ayuda con los síntomas de la fibromialgia.

¿Existen riesgo para el bebé si sufro de fibromialgia?


A pesar que esta enfermedad puede dificultades en el proceso de gestación así como el momento del parto para la madre, no se presenta ningún riesgo para el bebé.

Te puede interesar: Riesgos en el embarazo

Así, debemos indicar que hasta los momentos no existen estudios que indiquen que los bebé pueden presentar problemas asociados con esta enfermedad. De hecho, las madres que parecen esta enfermedad tienen en la gran mayoría de los casos bebés completamente sanos.

Consejos si deseas quedar embarazada y sufre de fibromialgia


Como se indicó anteriormente, el hecho que padezcas de esta enfermedad no significa que debas limitar el deseo de ser madre.

Te puede interesar: Cómo quedar embarazada rápido

Sin embargo, en vista que esta enfermedad afecta la vida diaria de los pacientes recomendamos tomar las siguientes precauciones:

-Planificación, este aspecto es importante por cuanto la madre necesita fortalecer su cuerpo para este proceso de cambios físicos.
-Evitar situaciones estresantes.
-Mantener una alimentación balanceada.
-Ejercitar el cuerpo.
-Consulta médica, es sumamente importante, por cuanto el médico podrá indicar si es conveniente o no quedar embarazada.


Ana Mary
Creo que esta enfermedad no es limitante para hacer tu vida normal y seguir con los deseos y metas que tienes planeadas. Con una buena planificación todo es posible.

Aquí dice muy bien las cosas que se debe hacer para que te vaya bien y cumplir ese sueño de ser mamá. En verdad es muy importante tener una buena alimentación, creo que es la mayor de las claves para que tanto la mamá como el bebé se encuentren bien.

Y el ejercicio es muy importante, no es que vas a hacer pesas o correr una maraton, pero ir con un entrenador debidamente acreditado y que sepa de esta situación, te puede ayudar a mantenerte activa y sin problemas.