¿Cómo empieza la Fibromialgia?

La fibromialgia una patología en la cual ha sido todo un reto para la medicina actual. A pesar de ser reconocida desde el año 1991 por la Organización Mundial de la Salud, todavía no se sabe ni se determina que ocasiona esta enfermedad y todavía no existe una cura para curarla por completo.
Incluso, el simple hecho de detectarla es todo un reto, debido a que esta enfermedad puede presentar los mismos síntomas de otras enfermedades. Por lo tanto, para llegar determinar que se está frente a la fibromialgia, se debe primero descartar cualquier otro enfermedad, síndrome o patología.
Ciertamente, una vez que se ha descartado edades llega al diagnóstico de la FM, seguramente el paciente habrá pasado por innumerables exámenes, pruebas, incluso hasta por distintos médicos. Es por ello, que es difícil determinar cuáles pudiesen ser los primeros síntomas que hagan determinar que se está ante la fibromialgia.
Sin embargo, existen síntomas que son muy propias de esta enfermedad, entre ellas tenemos:

Malestares a nivel abdominal

Los pacientes con fibromialgia padecen de malestares y trastornos a nivel abdominal. De hecho, pueden padecer colon irritable, de digestiones pesadas, estreñimiento o incluso diarrea.
Mayormente esto ocurre, debido a que los músculos a nivel digestivo no funcionan correctamente y por ello ocasionan todas estas patologías.
Desgraciadamente, esta también suele ser uno de los primeros síntomas de aparecer cuando se está ante la fibromialgia.

Trastornos del sueño

Una de las características más comunes de la fibromialgia, es que a pesar que el paciente con FM ha dormido las horas necesarias, despiertan como si no hubiesen dormido nada, es decir todavía siguen cansados.

Anquilosamiento

El anquilosamiento consiste en que poco a poco el paciente va perdiendo la movilidad en las articulaciones o que estas al ser movidas, generen un gran dolor.
Este síntoma es uno de los primeros en aparecer cuando se está ante la fibromialgia. De hecho, el simple hecho de tratar de pararse en la mañana puede llegar a ser una tarea titánica, debido al anquilosamiento de las articulaciones que no permite el fácil movimiento.
Asimismo, este aparece cuando el paciente permanece tiempo en una misma posición, bien sea acostado o sentado e incluso si está durante mucho tiempo de parado. Simplemente, las articulaciones no responde adecuadamente y estas a su vez generan un gran dolor.
Por si no fuera poco, incluso los cambios de temperatura pueden empeorar el anquilosamiento. Especialmente, el ambiente está muy húmedo, bien sea una humedad natural o artificial generada por un aire acondicionado.

Fallos cognitivos menores

Otra de las primeras cosas que detectan los pacientes con fibromialgia, es que tienen dificultades para poder concentrarse. Ciertamente, el hacer tareas sencillas se vuelvan dificultosas debido a que el paciente no se puede concentrar adecuadamente.
Estos fallos incluso puede afectar a la memoria, teniendo paciente grandes lagunas mentales, olvidando datos muy sencillos o que sean del día a día.