La Fisioterapia en la Fibromialgia

La fisioterapia es una alternativa que ofrece el área de la salud, la cual utiliza diversos métodos para diagnosticar, prevenir y tratar los síntomas que pueda padecer el paciente. De hecho, las técnicas a usar son a través de terapias de ejercicios, así como terapias de electricidad, calor, frío, agua, entre otras.

En sí, la fisioterapia usa agentes de origen natural o artificial, los cuales transportan al organismo del paciente. De esta manera, el cuerpo al absorber la energía, produce una reacción que es usada en la terapia.

Este tipo de terapia tiene múltiples sub disciplinas, entre las cuales están la fototerapia, hidroterapia, masoterapia, electroterapia, termoterapia, entre otros.

La finalidad de esta terapia es la curación de la enfermedad, dolencia o accidente, que esté padeciendo la persona. Por lo tanto, promueve la salud o la prevención de distintas patologías, procurando que el paciente vuelva a tener una vida normal o de mejor calidad.

La fisioterapia dispone para los pacientes con fibromialgia, distintas técnicas y procedimientos para aliviar el dolor, mejorar la funcionalidad del cuerpo y así tener una mejor calidad de vida.

Debido a la gran cantidad de síntomas que presenta la FM, el fisioterapeuta debe saber y evaluar cada uno de ellos. De esta manera, este planificará los tratamientos a realizar y cuáles son las más indicadas según sea el caso.

Para tratar a un paciente con fibromialgia, el fisioterapeuta debe siempre establecer objetivos a largo y corto plazo. Los tratamientos de corto plazo abarcan los síntomas que tiene el paciente diariamente, como los dolores y alteraciones en la postura. En cuanto a los métodos de largo plazo, trata los síntomas que van evolucionando a medida que transcurre el tiempo, como el estado de ánimo y las alteraciones en el sueño.

Además, para tratar al paciente con FM, el fisioterapeuta utilizará diversas herramientas y técnicas dependiendo de los síntomas que tenga el paciente.

Sin embargo, es importante resaltar que los tratamientos sólo aplica a cada paciente al cual se le esté practicando. Ciertamente, pareciera que los síntomas entre dos pacientes puedan ser similares, sin embargo su origen puede ser distinto o la forma que lo asimile el organismo de cada individuo.

Es por ello, que los tratamientos son individualizados y se adapta a las necesidades de cada persona. De hecho, los pacientes pudieron recibir el mismo tratamiento pero tengan enfermedades distintas diagnosticadas.

Asimismo, el tratamiento que aplique el fisioterapeuta, es eficaz mientras aplica. Por lo tanto, la fisioterapia no resuelve la enfermedad de la fibromialgia.

Para la fibromialgia, la fisioterapia ofrece las siguientes terapias:

Masoterapia: consiste en dar masajes para activar la circulación. De esta manera, se mejora el funcionamiento de los músculos, logrando un efecto analgésico.

Termoterapia: consiste en aplicar calor bien sea por hipertermia, infrarrojos, onda corta, microondas. Es bastante relajante y tiene efectos antiinflamatorios y analgésicos.

Electroterapia: esta terapia es aplicada a través de Corrientes interferenciales, microondas, onda corta y TENS. De hecho, es muy relajante y tiene excelentes efectos analgésicos.