Ayuda, Me duele todo el cuerpo

Si entraste a este artículo porque te duele todo el cuerpo, o como dicen algunos “que le duelen la vida”, presta atención a lo siguiente:

Si estas padeciendo de varios síntomas, tales como:

  • Sequedad en la boca, nariz y ojos
  • Dolores de cabeza crónicos
  • Hipersensibilidad al frío y/o al calor
  • Incapacidad para concentrarse
  • Dolor en múltiples localizaciones del cuerpo
  • Dolores abdominales
  • Entumecimiento u hormigueo en los dedos y los pies
  • Rigidez
  • Incontinencia
  • Fatiga
  • Depresión
Debes ir al médico, porque tal vez estés padeciendo de una enfermedad llamada fibromialgia. Esta enfermedad no sólo es capaz de generar síntomas físicos si no también psicológicos.

La Fibromialgia puede afectar seriamente la calidad de vida los pacientes desde el punto de padecer de un dolor intenso que puede repercute en las tareas cotidianas, hasta generar simplemente una incomodad.

De igual forma, puede generar numerosas complicaciones en el ámbito laboral, en virtud que a veces no se pueden justificar ausencias ni conseguir bajas laborales.

La Fibromialgia



La fibromialgia es un trastorno que afecta al 2,3 % de la población, el cual causa dolores en los músculos y articulaciones, asimismo provoca problemas en la memoria, en el estado de ánimo incluso fatiga, en virtud que altera los niveles de serotonina.

Por cierto, es el segundo trastorno músculo-esquelético más común después de la osteoartritis. Entre los síntomas más comunes de esta enfermedad están: 


  • Dolor a nivel músculo esquelético
  • Fatiga
  • Trastornos del sueño
  • Dolores de cabeza
  • Comezón y hormigueo en manos y pies
  • Dificultades para conciliar el sueño
  • Sensación de no haber descansado a pesar de haber dormido lo suficiente
  • Rigidez matutina
  • Problemas abdominales
  • Síndrome del colon irritable
  • Dismenorrea (dolor antes de la menstruación)
  • Micción frecuente


Te puede interesar: ¿Qué es la Fibromialgia?

Sin embargo, a pesar de los avances médicos esta enfermedad es desconocida por muchos y poco comprendida hasta hace poco, siendo que, no fue sino hasta la década de los noventa cuando la Organización Mundial de la Salud la reconoció como una enfermedad.

Factores de riesgo de la Fibromialgia

Como principales factores que aumentan la posibilidad de padecer de este trastorno tenemos:

1. Sexo: Las mujeres lo desarrollan con mayor frecuencia que los hombres, a saber, un 4,2%, frente a un 0,2%.

2. Padecer de otras enfermedades reumáticas, tales como tener artritis reumatoide o lupus.

3. Antecedentes familiares: al igual que muchas otras enfermedades o trastornos, el hecho de tener familiar que padecieron de esta enfermedad, aumenta el riesgo de padecer de fibromialgia.

4. Enfrentar situaciones estresantes y traumáticas. Algunos especialistas afirman que enfermedad puede desencadenarse en virtud por otros factores, tales como enfermedades infecciosas, accidentes de tráfico, divorcios hasta problemas con los hijos.

Tratamientos para la Fibromialgia



Inicialmente, siendo que existen otras enfermedades que provocan estos mismos síntomas, resulta indispensable acudir a un médico especialista a los fines determinar si padece de fibromialgia, así, para algunos especialistas resulta indispensable realizar un examen de sangre, ya que las pruebas analíticas y radiológicas son normales en estos pacientes.

Te puede interesar: Tratamientos para la fibromialgia

Ahora bien, al igual que muchas enfermedades en este momento no hay cura para este trastorno, pero una vez diagnosticado, conforme el criterio de su médico podrá ser controlado. De esta forma, el tratamiento se basa principalmente en suministrar fármacos para calmar el dolor, ejercicios de rehabilitación y antidepresivos con el objetivo de regular los niveles de serotonina. 

Entre los principales medicamentos tenemos:

  • Antidepresivos: los cuales contrarrestaran el dolor y la fatiga.
  • Analgésicos: los cuales tienen como objeto disminuir el dolor, y pueden variar desde ibuprofeno hasta medicamentos controlados.
  • Anticonvulsivos: los cuales al igual que los antidepresivos ayudan a reducir el dolor.

Es muy importante evitar acudir a los falsos remedios y “soluciones milagrosas”, en virtud que, como hemos indicado antes, esta enfermedad, lamentablemente, no tiene cura.

Gloria Gil
Me sorprende que todos esos síntomas los padezca una persona, de verdad que su vida debe ser un infierno. Sentirte todo el día mal, no dormir, si no te duele una cosa te duelen otras más en simultáneo, molestias en la boca o problemas estomacales, es demasiado... Si muchas veces me da un dolor de cabeza y ando con mal caracter, me imagino a esa gente con esta pesadilla de enfermedad.

lo peor es saber que no sabe que lo ocasiona y por ello no hay curo. Demasiado frustrante, con facilidad es normal que lleguen a deprimirse o cometer cosas peores. No esto es horrible, es demasiado para cualquier persona.